Fibra para la limpieza del cuerpo - ¿cómo funciona y afecta al cuerpo, se pierde peso?

Una dieta saludable no consiste sólo en ser baja en calorías. También es importante incluir todos los nutrientes importantes en la dieta diaria. Entre ellas, la fibra, una sustancia que facilita la digestión y limpia el organismo de toxinas, ocupa un lugar importante.

¿Por qué comer fibra?

El metabolismo no siempre funciona como debería. Cada vez más personas tienen problemas de digestión, lo que se traduce en desagradables dolencias estomacales y problemas para mantener el peso adecuado. Esto se debe en gran medida a la mala alimentación: hay demasiados alimentos altamente procesados en nuestros menús, que carecen de valor nutricional. En pocas palabras, aunque comamos mucho, no suministramos a nuestro cuerpo la cantidad adecuada de vitaminas y minerales, y esto se traduce en un deterioro del estado del organismo.

fibra dietética

Una dieta mal compuesta hace que se acumulen muchas sustancias tóxicas en los tejidos y que los alimentos no digeridos permanezcan en el tracto digestivo. Este estado no es bueno ni para la salud ni para una silueta atractiva, por lo que una dieta adecuada y alimentos sanos es tan importante. Y por eso nunca hay que olvidar la fibra cuando se piensa en cambiar los hábitos alimentarios, ya que es la fibra la que potencia el metabolismo y elimina todas las sustancias innecesarias.

¿Qué es la fibra?

La fibra es una fibra alimentaria, uno de los hidratos de carbono complejos. La fibra se encuentra principalmente en las verduras y los cereales, pero sólo en los cereales no procesados, por lo que el pan integral es más valioso que el pan blanco, ya que éste tiene mucha menos fibra.

La fibra en sí no es digerida por el cuerpo humano, pero por eso desempeña un papel tan importante. Al combinarse con el agua, facilita la digestión y barre literalmente todo lo que el cuerpo no necesita de los intestinos. Fibra proporciona una sensación de ligerezaTambién ayuda a reducir el colesterol, neutraliza los elementos pesados que entran en el cuerpo con el aire sucio, potencia la energía y elimina muchas dolencias desagradables derivadas de la contaminación. Ayuda a reducir el colesterol, neutraliza los elementos pesados que entran en el cuerpo con el aire sucio, regula los niveles de azúcar y la glucosa. Además, recrea la flora bacteriana correcta en el sistema digestivo, sin la cual el metabolismo no funcionará normalmente.

La fibra es esencial para perder peso

La fibra ayuda a mantener un peso corporal saludable. Es muy útil para perder pesoSe hincha rápidamente y da la sensación de tener el estómago lleno, lo que facilita la limitación del consumo de calorías. La fibra también inhibe los picos repentinos de azúcar, por lo que después de una comida, la sensación de hambre no vuelve a aparecer durante mucho más tiempo y la tentación de picar calorías desaparece.

Además, la fibra elimina las toxinas de los tejidos debido a que quema de grasa ocurre muy lentamente. Limpia el cuerpo y mejora el metabolismo, y esto es clave en cualquier dieta de pérdida de peso.

La fibra como parte del cuidado preventivo de la salud

Merece la pena comer fibra no sólo para adelgazar. También es valioso desde el punto de vista de la prevención sanitaria. Su consumo regular ayuda a minimizar el riesgo de enfermedades como la diabetes, la colelitiasis, el cáncer de colon, la aterosclerosis y las varices rectales. La fibra también protege contra el estreñimiento persistente y la obesidad mórbida.

fibra dietética para un cuerpo sano

¿Quién puede consumir fibra?

La fibra se recomienda a todas las personas sanas, incluidos los niños. Según la Organización Mundial de la Salud, la cantidad diaria de fibra es de entre 25 y 40 gramos, dependiendo del peso corporal. Para los niños, la cantidad diaria recomendada de fibra es inferior a 20 gramos. La necesidad individual suele calcularse mediante la fórmula: Peso corporal en kilogramos dividido por 2. No se recomiendan dosis más elevadas a menos que se consulte a un médico; sin embargo, lo que más hay que temer es la carencia de fibra, no el aumento de la misma.

Sin embargo, las personas con peor salud, que sufren diversas enfermedades del sistema digestivo, deben tener cuidado con la fibra. La fibra es una sustancia que obliga a los intestinos y al estómago a trabajar más intensamente, lo que no es beneficioso en un estado de enfermedad y puede agravar las molestias. Por lo tanto, se debe consumir menos fibra dietética en presencia de cáncer, úlceras de estómago o duodeno e inflamación del tracto gastrointestinal. La fibra también puede poner en peligro a las personas con deficiencias de ciertos elementos, ya que bloquea su absorción, y en esos casos también debe limitarse su cantidad.

¿Puede la fibra hacer algún daño?

Una dieta rica en fibra es beneficiosa para la salud, pero es importante recordar que la fibra no puede sustituir a todos los nutrientes. La fibra reduce la absorción de calcio, zinc y hierro de los alimentos. magnesioTambién son nutrientes muy importantes. Por lo tanto, la dieta debe estar compuesta de tal manera que cada uno de estos minerales sea suministrado en la cantidad recomendada. Las comidas deben organizarse de tal manera que las sustancias individuales no luchen entre sí - lo mejor es consultar a un dietista para este propósito, o utilizar dietas ya preparadas y probadas.

También debe evitarse el consumo de grandes cantidades de fibras alimentarias durante el tratamiento con medicamentos. Por lo tanto, debe haber un intervalo de al menos una hora entre una comida rica en fibra y una dosis de medicación.

Las mejores fuentes de fibra

La mayoría de las verduras y los cereales aportan fibra. Las primeras deben consumirse crudas siempre que sea posible, y si es necesario un tratamiento térmico, las verduras deben cocinarse lo más brevemente posible para que no pierdan sus valiosas propiedades. Las legumbres, como la soja, las judías y los guisantes, son una auténtica bomba de fibra; los frutos secos (por ejemplo, ciruelas pasas, higos, albaricoques) también son ricos en fibra. Un tentempié saludable con fibra son las semillas vegetales y los frutos secos, además, en la dieta diaria no debe faltar el pan integral, la pasta y el arroz oscuros, los copos integrales, el salvado, los productos lácteos naturales, especialmente el yogur y el kéfir.

verduras con alto contenido en fibra

Los suplementos dietéticos también son un proveedor de fibra. Muchos de ellos son productos valiosos que contienen fibra pura con todas sus valiosas propiedades. Un buen suplemento estará compuesto principalmente por fibra, pero también puede contener importantes sustancias complementarias, como los prebióticos, que tienen un efecto protector y refuerzan aún más el sistema digestivo.

Tratamientos de limpieza con la fibra como protagonista

La fibra se utiliza a menudo en diversos tratamientos de limpieza del cuerpo. Y no es para menos, ya que no hay ninguna otra sustancia que sea tan eficaz para eliminar las toxinas y los depósitos del cuerpo sin ser una carga para el organismo. La fibra es un excelente sustituto de varios medicamentos laxantes, que son demasiado intensos y dañan aún más el estómago y los intestinos a largo plazo. La fibra garantiza una desintoxicación natural sin efectos secundarios ni riesgos para la salud, aunque es necesario seguir ciertas reglas.

Lo más importante es no aumentar rápidamente la ingesta diaria de fibra. Si has estado evitando las verduras crudas y los productos integrales, no puedes sustituirlos de la noche a la mañana. Estos cambios deben hacerse gradualmente para que el cuerpo tenga tiempo de acostumbrarse a ellos. Si tiene una deficiencia de fibra, no pase directamente a la cantidad recomendada de fibra, sino que aumente unos gramos a la semana hasta alcanzar la cantidad correcta. El dolor abdominal persistente es una señal de que hay demasiada fibra en la nueva dieta, y lo más sensato es limitar temporalmente su consumo.

Una dieta de limpieza de fibra tampoco debe utilizarse si está tomando medicamentos o suplementos para corregir una deficiencia de minerales. En este caso, sólo debe consumir la dosis recomendada por su médico para que su sistema digestivo pueda funcionar sin interferencias.

Combina siempre la fibra con el agua

La fibra es una sustancia que sólo es útil cuando se combina con el agua. Sin ella, sólo es una carga para los intestinos: la fibra seca se convierte en una masa pesada que el cuerpo no puede digerir ni excretar. La fibra seca simplemente se aloja en los intestinos y puede incluso provocar complicaciones graves si es mucha. Sin embargo, es suficiente para poder absorber la cantidad adecuada de líquidos, y su efecto no traerá consecuencias desagradables.

Para una dieta más rica en fibra, los dos litros de agua estándar pueden no ser suficientes, por lo que, para estar seguros, es aconsejable añadir un litro más de agua para que la fibra se disuelva completamente. En el caso de los suplementos dietéticos, que en su mayoría se presentan en forma de polvo, la ingesta de agua debe ser aún mayor. Además del agua, también son adecuados los zumos de verduras, los zumos de frutas y las infusiones.

Deja un comentario